Tierra sin mal…que da sus frutos a partir del trabajo mancomunado de su gente. Crecimiento que se sustenta en la labor diaria de los misioneros y misioneras que ponen su esfuerzo cotidiano para el bien de todos. Yerba mate, té, tabaco, cítricos, mandioca y tantos otros productos, elaborados o no, se transforman en marcas registradas de la calidad misionera.